Cómo elegir la carrera universitaria correcta

 

 

 

Quito. “¿Cómo elegir qué carrera quiero estudiar ya?, si ni siquiera sé qué profesión quiero seguir”. Esta es la reacción de muchos estudiantes cuando alguien les pregunta qué quieren hacer con su futuro.

 

 

 

Aunque para algunos es una pregunta fácil de responder, muchos suelen quedarse en blanco o dar un listado tan largo de posibles carreras a elegir.

 

 

 

La toma de cualquier decisión, por difícil que sea, se hace más fácil si se tiene una proyección.

 

 

 

El profesional Gerardo Mantilla cuenta que “su vocación la tenía clara desde temprana edad”.

 

 

 

"Siempre quise ser doctor y tenía vocación para ello. Cuando había algún enfermo o herido en mi casa, o algún amigo, yo les curaba y cuidaba. No tuve problemas con el tema de ver sangre, ni de las inyecciones. Hoy me encuentro en el tercer semestre de medicina en la Universidad Central, y todo me va muy bien", relató.

 

 

 

Recomendaciones

 

Para la psicóloga educativa, Cristina Andrade, el estudiante antes de terminar el bachillerato debe tener clara su verdadera vocación profesional, por eso hace algunas recomendaciones; por ejemplo, descartar las ramas de estudio por las que no se tiene preferencia.

 

 

 

Definir fortalezas y debilidades, conversar con profesionales, analizar el plan de estudios.

 

Además, informarse sobre las modalidades de estudio y su duración, conocer la demanda laboral y el campo de desempeño y, finalmente, asesorarse sobre el aval de los títulos ofrecidos.

 

 

 

Según datos de la Secretaría Nacional de Educación Superior Ciencia y Tecnología, Senescyt, hay un registro de 20 carreras consideradas las más demandadas en el Ecuador.

 

 

 

Dichos programas son: Enfermería, Ingeniería Civil, Derecho, Comunicación Social, Administración de Empresas, Psicología Clínica, Medicina, Arquitectura, Odontología, Ingeniería Ambiental, Contabilidad y Auditoría, Economía, Licenciatura en Enfermería, Ingeniería Comercial, Ingeniería Industrial, Psicología, Medicina Veterinaria y Zootecnia, Ingeniería Mecánica, Ingeniería Agronómica y Trabajo social.

 

 

 

En el proceso de postulación de la Senescyt, se identificó que la carrera más demandada en universidades públicas fue la de Enfermería, con 4,97 por ciento de la postulación total. Además, en los procesos se ha identificado que, de las 20 carreras, 14 están direccionadas al cambio de la matriz productiva.

 

 

 

El Tiempo

 

 

 

Dos trajes para la gran fiesta del Niño Viajero

 

 

 

    Cuenca. Luego de servir durante 33 años a la Policía Nacional, el suboficial Luis Pasmay se jubiló el año anterior. Uno de sus últimos encargos, fue la elaboración del traje que el Niño Viajero usó durante la Gran Pasada del 24 de diciembre de 2015. Hoy nuevamente es protagonista, al confeccionar dos nuevos trajes para la imagen.

 

 

 

El oficial retirado, quien a más de su servicio en seguridad también colaboró como sastre durante 16 años en el Comando de Policía del Azuay, fabrica los trajes A4 y B2, nombres con los que se conocen a dos de la variedad de trajes correspondientes a la vestimenta policial establecida en el Reglamento de Uniformes para el Personal de la Policía Nacional, para el Niño Viajero.

 

 

 

Descripción

 

En el primer caso, el A4, detalló el jubilado, el Niño Viajero portará una gorra policial, camisa blanca, una chaqueta, color aceituna con insignias reglamentarias en las solapas, las palas jerárquicas y las insignias de General de la Policía Nacional.

 

 

 

A ello se suma una corbata de tela negra, sin brillo, y un vestido que lleva bordado el escudo nacional y cuatro estrellas, representación de su grado de General. Además, un cinturón y guantes blancos.

 

 

 

La imagen portará una placa de identificación, caracterizada por tener un fondo de color negro, marco dorado y el escudo de la Policía Nacional, en el que va escrito ‘Niño Viajero’ con letras doradas.

 

 

 

Este traje se usa para presentaciones policiales, ceremonias policiales, actos oficiales, sociales, culturales y religiosos.

 

 

 

El segundo traje, el B2, utilizado para patrullaje y control, consiste en las siguientes prendas: camisa color caqui, cuello sport, dos bolsillos en el pecho, fuelle central tipo parche y tapas rectangulares con las esquinas inferiores de corte diagonal, con botón en cada una.

 

 

 

En los hombros, explica Pasmay, se portan las insignias jerárquicas, y, a cada lado del cuello, las insignias oficiales. Al lado derecho, el escudo en metal dorado, y, al lado izquierdo, su rango. Sobre el borde de la tapa del bolsillo derecho va cosido el parche verde aceituna, bordado todo el contorno, el grado, el cinturón, y el vestido con el bordado del escudo nacional.

 

 

 

Experiencia

 

Tras su retiro de la fuerza, luego de trabajar 17 años en el Comando del Azuay y de estar 15 años al frente de la sastrería, arte que aprendió motivado por sus padres a los 14 años, abrió un negocio en su domicilio, donde mantiene sus labores de costura.

 

 

 

“Las personas que me conocen, principalmente de la Policía Nacional, acuden a mi taller para que les haga o repare su vestimenta”, reveló, pues siente que es un oficio del que no ha podido separarse desde que su maestro, Efrén Melendres, le enseñara, en su natal Riobamba, todos los secretos de la sastrería.

 

 

 

A sus 60 años, se mostró abierto a recibir encomiendas para actos solemnes como la Gran Pasada, actividad en la que ha participado realizando labores de seguridad, y de la que está consciente de su gran impacto social y cultural en el país.

 

 

 

Conoce la importancia de su trabajo y se considera un profesional, quien, más allá de no ser católico, reconoce el valor de los detalles y el cuidado que debe tener en el momento de confeccionar las prendas a las que dedica largas jornadas.

 

 

 

Legado

 

Pese a tener cinco hijos, lamenta que ninguno de ellos siga su legado. Sin embargo, espera que las nuevas generaciones de policía aprendan el arte y se hagan cargo del área de sastrería de la institución.

 

 

 

El Tiempo

 

 

 

Cuenca se enciende con la luz de la Morenica

 

 

 

    Cuenca. “El corazón de Cuenca se enciende con la llama del amor” es la frase con la que el seglar de la tercera orden dominica, Esteban Pacurucu, define el denominado Festival de Luces que cada año, desde 2007, se lleva a cabo en la plazoleta de Santo Domingo para honrar a la Virgen Morenica del Rosario.

 

 

 

Este lugar del Centro Histórico, se ha convertido en un atractivo escenario para que centenares de ciudadanos, propios y extraños, colaboren en el encendido de miles de faroles que cada año se preparan para celebrar la víspera de la coronación Canónica de la Virgen, la misma que tuvo lugar el 8 de diciembre de 1933.

 

 

 

Con los faroles se formó, en el piso de la plazoleta, la silueta de Virgen y de las dos torres de la iglesia de Santo Domingo. Niños, jóvenes y adultos, portando fósforos, papeles y velas, prendieron el fuego de cada uno de los 5.500 faroles, previstos para esta ocasión.

 

 

 

Para Pacurucu, la fe hacia la Virgen Morenica del Rosario surge por la tradición que esta tiene en la ciudad, los milagros cumplidos y la historia forjada con el paso del tiempo.

 

 

 

Considera que es “algo que no debe perderse, pues, a más de la religiosidad que inspira, invita a cuencanos, residentes y turistas, a adentrarse en la ciudad" describió.

 

 

 

Sin embargo, lamenta que, a sus 64 años, solo tenga el recuerdo de las “grandes celebraciones que se hacían en nombre de la sagrada imagen, las procesiones, los recitales y las liturgias”. Espera, como coordinador del Festival de Luces, recuperar el fervor religioso por la imagen.

 

 

 

Este acto simbólico recuerda que hace 84 años, en la Avenida Solano, un número aproximado de 65.000 personas asistieron a la Coronación de la Morenica del Rosario, bautizada así por el poeta Honorato Vásquez, en 1882, durante su exilio en Lima.La imagen es de las más antiguas de la ciudad.

 

 

El Tiempo